Mascarilla exfoliante casera

5 mascarillas exfoliantes caseras.

No hace falta gastar mucho dinero en mascarillas comerciales ya que, con paciencia y dedicación, podemos crear una mascarilla exfoliante casera completamente natural que nos ayudará a lucir un físico envidiable.

Almendras y cereales

A continuación, hemos preparado un listado con 5 mascarillas exfoliantes que puedes hacer en tu casa.

Mascarilla exfoliante casera con azúcar:

En este caso tan solo nos hacen falta 7 cucharadas de azúcar y 5 de aceite (de almendras o de bebé). Creamos una pasa uniforme y la aplicaremos con movimientos circulares por la dermis.

Lo mejor de todo es que no es únicamente un remedio para el rostro, si no que también lo es para el cuerpo.

La idea es aplicar esta mascarilla y luego ir a la ducha para aclararnos usando agua caliente.

Mascarilla exfoliante casera con limón:

Por otra parte, nos encontramos el limón que, cómo ya sabes, se utiliza prácticamente para todo. Vamos a hacer una mascarilla en donde vamos a usar 3 cucharadas de azúcar y el zumo de medio limón.

Una vez que tengamos la piel limpia con nuestra solución de limpieza habitual, aplicamos la sustancia por nuestra dermis haciendo masajes circulares.

Después aclaramos evitando que quede ningún resto porque el limón es corrosivo y puede irritarnos.

Mascarilla exfoliante casera con plátano:

Cuando hablamos de mascarillas exfoliantes, el plátano suele estar presente en muchas. Lo único que hay que hacer es triturar por completo el plátano, añadir 4 cucharadas de azúcar y mezclar todo de la forma correcta para que quede una consistencia adecuada.

En el caso de que no sea así, el truco consiste en añadir más cantidad de azúcar.

Aplicamos en la zona del rostro una vez que la piel esté completamente limpia.

Truco: Puedes utilizar sales marinas para conseguir un mejor efecto.

Mascarilla exfoliante casera de café:

 Lo bueno de este exfoliante es que es sencillo de hacer; tan solo tendremos que mezclar cualquier crema que exista en tu casa con el propio poso de café; extendemos en nuestro rostro haciendo movimientos circulares para poder desplegar sus efectos al máximo.

Eso si, no se nos puede olvidar que una vez hayamos acabado con todo habrá que humectar correctamente toda la zona; al igual que pasaba con el limón, el café también puede ser bastante corrosivo por lo que no se puede quedar ningún resto si queremos que no nos pase factura.

Mascarilla exfoliante casera con miel y linaza:

Y terminamos con esta mascarilla donde tan solo necesitaremos 1 taza de miel, medio vaso de agua tibia y 25 gramos de linaza.

Mezclamos todo hasta lograr una pasta que sea consistente. Dejamos que toda la mezcla repose en la nevera durante algunas horas y luego aplica la piel con esta mascarilla empleando movimientos circulares.

Además, algunas personas la suelen utilizar en la zona de las rodillas o de los codos eliminando manchas y problemas de hidratación en estas zonas.