Limpieza facial

Consejos para la limpieza facial

cara de una mujer con mascarilla con zonas secas que necesita una  Limpieza facial

A pesar de que sabemos la importancia del cuidado de la piel, seguro que como todo el mundo, alguna vez en tu vida, probablemente te has olvidado de la limpieza de tu cara … Aclararse rápidamente en la ducha, olvidar quitarse el maquillaje antes de ir a la cama… Y eso que todos sabemos los beneficios de una cuidadosa limpieza facial.

La pregunta es: ¿te limpias bien la cara y te tomas el tiempo para hacerlo? Aquí están los cinco mejores consejos.

Usa un limpiador adecuado para tú Limpieza facial.

Cada persona es diferente, al igual que su tipo de piel. Los ingredientes agresivos que se pueden encontrar en muchos limpiadores (cosméticos convencionales) hoy en día pueden ser responsables de muchos problemas de la piel. Si quieres tener una piel perfecta, es conveniente que conozcas tu tipo de piel.

¿Tienes la sensación de que tu piel se siente extremadamente al límite incluso después de la limpieza? Esto se debe probablemente al hecho de que los aceites protectores de la piel (parte de la película hidrolipídica) han sido eliminados por el alcohol seco o los sulfatos contenidos en tú producto de limpieza facial.

Así que, asegúrate de elegir un producto de limpieza facial que sea lo suficientemente suave y delicado para tu cutis.

Utiliza agua tibia.

Al lavarse la cara con agua demasiado caliente, se pueden dañar los capilares de la piel y se eliminan los aceites naturales que la protegen, lo que hace que la piel sea más sensible al enrojecimiento y la sequedad.

La mejor manera. Usa agua tibia. También puedes mojar una toalla o un paño, escurrirlo y presionarlo suavemente sobre tu cara durante unos segundos. Esto ayuda a disolver el maquillaje y la suciedad, antes de eliminarlos completamente con un limpiador.

Dedícale su tiempo a la limpieza facial.

Estás cansado después de un largo día, tienes prisa y te metes en la cama. Entonces rápidamente cepíllate los dientes y dale a tu cara un enjuague rápido o incluso con una toallita. ¡Te equivocas! Es importante tomarse el tiempo para limpiar la cara correctamente: desmaquillaje, enjuague, limpieza… Tu piel te lo agradecerá más adelante.

El truco relajante antes de acostarse. ¿Por qué no aprovechas la limpieza para masajearte la cara durante unos segundos? Esto ayuda a reducir el estrés del día y seguramente te ayudará a dormir.

Usa pocos productos.

¿Quieres hacer una doble limpieza? No te sientas tentado a usar demasiados productos para la limpieza facial.

Los limpiadores y desmaquilladores de espuma convencionales suelen contener sulfatos, alcoholes y fragancias sintéticas, que irritan la piel y provocan sensaciones de tirantez. Entonces, ¿por qué no elegir un desmaquillador natural que sea suave con la piel? En primer lugar, te recomendamos un producto que contenga una mezcla aceitosa.

Luego, una vez que tu piel se ha limpiado, puedes utilizar una pequeña cantidad de un producto de cuidado de limpieza suave para completar el proceso de limpieza.

Frecuencia de la exfoliación.

Los exfoliantes son buenos para la piel, siempre y cuando no se utilicen con demasiada frecuencia o no sean demasiado agresivos en su textura y composición. El riesgo es que tu piel se irritará o incluso se dañará. Por lo tanto, evita los productos de limpieza 2 en 1 con un efecto exfoliante en tu rutina de limpieza diaria.

Una o dos veces por semana, la exfoliación es buena para la piel, pero no más a menudo.

Limpieza facial profunda hecha en casa paso a paso

Ya que has leído Limpieza facial profunda, pensamos que te ha gustado, te recomendamos que visites y leas otras páginas de nuestra web de la siguiente temática.